Destacado

Bernhard. Relatos autobiográficos. Un viaje sin regreso.

Leer a Thomas Bernhard es un acto de reconciliación con el pasado, con el oficio de escritor, con la soledad y, sobre todo, con la vida misma. Es el vuelo circular de la muerte, el apoderamiento de las conciencias ajenas. Leer a Thomas Bernhard es exprimir la vida hasta caer rendido.

Destacado

La vida breve. Onetti. Instrucciones de uso.

Uno puede intentar abordar su lectura ataviado con una brújula, dos cantimploras y un mapa del territorio; o, por el contrario, acompañar a su protagonista a través de los laberintos de su conciencia, de los espejos y los sueños, como un niño va de la mano de su madre o padre, el primer día de escuela: confiado, pero cauteloso.

Noches de catas literarias. Pessoa. El libro del desasosiego.

Nos adentramos en la multiplicidad del autor, en esa manera tan particular e inquietante de contemplar el mundo desde las calles de Lisboa. Compartimos los misterios de este libro a medias, libro fragmentado, libro de libros. Intentamos comprender al ortónimo a través de los heterónimos o semiheterónimos, falsos heterónimos y heterónimos desposeídos.

Destacado

La rata de Zaniewski. Literatura no complaciente.

Allí fuera hay una guerra, una guerra humana que no está definida, puede ser cualquier guerra. La sociedad llevada a lo más esencial, a lo básico: comer, dormir, copular y sobrevivir; pero sobre todo huir. No importa si somos hombres o animales, eso no cambia. Las emociones, no descritas, existen, son las del lector, es él quién las pone en el texto, es el lector quién completa lo que Zaniewski narra.